Viaje a Churín

Siempre fui viajera y para esto no tengo bandera. Me gusta viajar a todo tipo de lugares y de todo tipo de forma: a lo mochilero y a lo comodón también. He tenido suerte de poder ir a diferentes sitios a lo largo de mi vida y me alegra que hoy en día no he dejado de hacerlo por ser mamá.

Es más, siempre trato de incluir a #MiEms en estas experiencias. Aunque sean chiquitas. Viajar es la mejor manera de aprender y conocer. Así que esta vez Emma y yo nos fuimos a Churín a 5 horas de Lima (en auto). Un destino que antes, de verdad, no sabía más que el nombre porque lo aprendí cuando estudiaba para entrar a la universidad. En este #NewPost les cuento un poco sobre Churín, sus baños termales y el Fundo Hotel Ayarpongo, un lugar top para alojarse.

Hace tiempo que no hacía un viaje así, largo rato por carretera con unos paisajes lindos. Me sentí tan chiquita en medio de los cerrasos de color rojo, que realmente fue imposible que no me llamara la atención. Tanta ciudad, a veces me hace olvidar que súper cerca tenemos estas maravillas! De verdad.
Churín tiene un placita linda con tiendas, iglesia, restaurantes y comisaría. La gente es muy amable y el clima rico (ahorita mismo están entrando al invierno pero igual sale sol en el día). Además, hay un montón de pisci granjas y restaurantes campestres y caminatas que puedes hacer. Pero las dos cosas que más me gustaron fueron las aguas termales y el Fundo Hotel Ayarpongo.
Arriba: Caminando por la Plaza. Abajo: tomando Muña en botella Sporade reciclada. Estaba deli jajaja.
Sobre las aguas termales les cuento que hay un montón!!! Qué bestia. Nosotras fuimos al Complejo Termomedicinal Mamahuarmi (al aire libre) y me pareció genial. Tenía “piscinas” con cataratas y otras con “cueva”. Emma estuvo ENCANTADA. Y la verdad, yo también. Como soy recontra friolenta, estas aguas calientes fueron mis pozas soñadas. Además, me gustó que los pisos de las “piscinas” sean de piedra, porque esto lo hace bastante higiénico (yo soy maniática de estas cosas). También tengo que reconocer que no vi basura y que todo estaba muy limpio. Habían tachos por todos lados y el agua de las pozas estaba impecable (además de deliciosa).
En Mamahuarmi hay un restaurante chiquito (nosotros no almorzamos ahí pero lo vi) y un jardín como para tirarte a tomar sol. En el mismo complejo hay llamas para que los chicos vean, y también hay un espacio para que te hagan masajes si quieres (costo adicional). Hay lockers y baños completos y todo bordeado de flores. Me encantó. La entrada de adulto cuesta 3 soles (un regalo) y niños 2. Emma la pasó genial. Definitivamente nunca había visto algo así y me fascinó verla en ese plan.
Sobre el Fundo Hotel Ayarpongo les puedo decir que es de lo mejor. Nos quedamos ahí dos noches y estuvimos súper bien. La infraestructura es la mejor del pueblo de lejos (lamentablemente aún no tienen mucha variedad hotelera), con grandes áreas verdes para relajar. Hay ovejas y llamas paseando, una perra “Flaca” paseando por ahí y unos cuantos columpios. Cuentan con un rico restaurante a la carta y por las noches (los fines de semana) hacen fogatas. Si bien no llega internet al hotel, sí hay televisor con cable y agua caliente. Las habitaciones son comodísimas y el baño es súper. La atención es excelente y la comida se prepara al momento (hay que tener en cuenta que la comida es por temporadas, por ejemplo, no había palta en esta época y esos platos no estuvieron disponibles).
A Emma, igual que a mi, lo que más le gustó fueron “las piscinas” y el hotel, o mejor dicho, tomar fotos dentro del hotel. Me tomaba a mi, a las flores a las ovejas, etc. Además el Fundo Ayarpongo tiene su propio acceso al río y sus propias piscigranjas. Así que hay más cositas para que los chicos puedan explorar.
La pasamos muy bien y la verdad, pienso que viajar así es importante. Como dije, es la mejor forma de conocer y aprender. La ruta me pareció linda y la carretera está en excelente estado. Sólo, un poco antes de llegar al hotel, hay una trocha de unos 7 minutos. Los paisajes son lindos!! Recomiendo salir tempranito para evitar el tráfico al salir de Lima. Nosotros salimos 130pm y la salida fue un poco fregada. Para el regreso, les recomiendo igual, salir temprano, porque la entrada a Lima es de terror. A la ida nos demoramos casi 5 horas y al regreso (salimos 840am) nos demoramos 4:15 minutos.
La verdad que Churín es fácil de llegar, no me parece un destino caro y la verdad que sirve para ver más allá de lo que vemos siempre en nuestra linda Lima. Además me encantó esa sensación de aventura jajaja, que creo que no tenía desde mi época de universidad. A veces es bueno salir de la zona de confort y rutina en la que siempre andamos, no?

Les comparto algunas fotos del hotel y espero que se animen a hacer un viajecito así. Recomiendo 3 días y 2 noches para hacer todo tranquilo y sin prisas. Y si van en parejas es ideal. Imagínense, completamente desconectados del mundo, sólo ustedes dos jajajaja.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *